viernes, 19 de mayo de 2017

Mayo la primavera en silencio

Foto/Gaby

















Eh! niños…
¿por qué cada hijo tiene su madre y la madre a su hijo?
¿por qué cada pétalo tiene su flor y los pétalos a su flor?
¿por qué ramas del árbol mango tienen alegre ofrenda
de frutos al alcance de todo aquel que quiera comer?
porque ha de venir el tiempo donde la fuerza del amor construya
la armonía en la vida y la sostenga durante los siglos de los siglos
y durante los años que correrán del siglo XXI esa fuerza construirá
un mundo a imagen y semejanza de los ideales del niño y del joven

  

Y por la ventana que abre el viento siento el forcejeo
entre Mayo de las flores y las fuerzas de las tragedias
silban balas bombas y jóvenes caen en sepulturas ante la
mirada de hombres mujeres viejos niños en colas tras el pan
sintiendo a Mayo de la esperanza ofrendando ramos de flores
a cada caído y a cada ser transido de dolor por la represión
pero los tallos y sus vergeles en flor resisten esta violencia
 unos pétalos y polen caen pero las simientes siguen intactas
seguras de que le llegarán las aguas fértiles de las lágrimas
y Mayo con sus corolas abiertas entra ofreciendo sus esencias
entonces tendremos que vivir la vida que anhelamos
por instantes o entre rendijas o sobre los rayitos que
en las noches profundas nos llegan de las estrellas
o en cada hilo de nervadura de los pétalos de la flor

Foto/MS
Y bajo el Arco verde y florido del trópico de Cáncer
un hijo que profesa amor intenso a su madre
junto a muchos otros que también aman a las suyas
oyendo las sinfonías de las chicharras
que dialogan con las de los pájaros
entretejidas con el caer de las lluvias
declaran al mes Mayo de las flores
como el mes Mayo de las madres
bajo las estrellas de la constelación del sur que
llamo las luces de mi madre porque ella la venera
y que como polaris que guía al marinero también
ellas les muestran los caminos a los peregrinos

Constelación en cruz de luces que aparece por el sur
por donde mayo anuncia su presencia deslumbrante
señalando cuatro rutas sobre las aguas del mar Caribe
la del norte la salvación por el amor
la del sur la certidumbre de las verdades
la del este la aurora de los amaneceres
la del oeste la fortuna de las bienanturanzas
hitos de luces por donde la luna va deshojándose

luna 16 de mayo/MS
Y bajo ríos de perfumes por doquier fluyentes
abren las corolas de azucenas orquídeas cayenas
rosas trinitarias dalias claveles jazmines amapolas y
aquel bello tapiz de florecillas blancas de la hierba
que las dulces manos de las madres van palpando y
desgranan sus pétalos sobre los pechos de los jóvenes caídos
y en los de todos aquellos que en pie combaten por la vida
elevándose la ternura de los adagios de las chicharras
que alegre les responden los allegrettos de los pájaros
como si se tocaran arpas respondiendo a laúdes
aleluyas porque la vida se empina sobre la muerte

Cardenal/MS
Y aquellas sonrisas de las madres abriéndose en risas
desgranándose al compás del caer de lluvias de pétalos
que van haciendo arreglos con los acordes sinfónicos
en medio del vital torbellino de remolinos de polen
sobre las alas del viento y de los polinizadores
que van preparando la gran fiesta de la polinización
entre las distintas flores de la florescencia de mayo
y ante este vivo bullicio festivo huyen los estampidos
de las balas y bombas entre los penachos de sus colores

Y ese sol con su frondosa aura en ondas amarillas
entre pausas de la lluvia se anida en sus gotas
tejiendo en sus cristales enjambres de arcoíris
que cruzan los cielos azules para ir haciendo
composición musical con chispas de alegrías
irradiante de las pupilas de los niños en
carrusel sobre los regazos de las madres
terminando de extinguir los fatales ecos
y sólo reina este Mayo con sus flores
 
Foto/MS
Y en ese inmenso jardín mayo tropical
la danza de flores orquídeas con cayenas
de azucenas con flor de baile y capachos
la siempre viva en ballet con los claveles
y ese bullicio entre roces de pétalos lo
alegra el zumbido de los polinizadores
llevando el polen al amor de sus flores
como cada madre lo hace con su niño y
éste es Mayo florido que celebra la vida

  
Pero Mayo es un almácigo o estación de flores
para que cada madre o cada padre o cada hijo
arreglen sus ramos de orquídeas azucenas cayenas o dalias
para testimoniar las vivencias del ser amado que ha partido
hacia ese recóndito azul entre los límites del alma y corazón
o simplemente para celebrar las alegrías de los gozos de vivir
de los que nunca cesaran de amar habitando sobre la Tierra
 
Foto/MS
 También Mayo es semillero de flores erupcionando ternuras
que apaciguan los momentos de tristezas o de melancolías
entonces cada pétalo de flor se hace estanque de lágrimas
o receptáculos donde son guardados los suspiros fluyentes
y la flor se hace símbolo del amor o el amor lo es de la flor
emergiendo de las entrañas de las madres amando sus hijos
sobre los confines de la Tierra y en las eternidades azules
que cada hijo que ama desde que nace lleva dentro

  
Y este Mayo en cada cáliz de sus flores recoge
la sangre de estos jóvenes a quienes amos de la muerte
inmisericorde le han truncado la vida y como copa rebosante
la eleva a los cielos rosas de cada corazón apesadumbrado
y allí siembra el gran juramento de ¡nunca cesar!
el combate por la vida hasta vencer a la muerte
¡Oh Mayo de las flores que en honor te das a los caídos
también a los que en alto sostienen el ritmo de la vida!


martes, 28 de marzo de 2017

Y érase un niño…

Y habitamos un espaciotiempo
érase en érase en sucesión ayer a hoy
como contando un cuento de terror
presente reciclándose en pasados
pasados metamorfeándose en presentes
y el futuro en un hueco oscuro del tiempo
pero ¿quién lo tiene aprisionado mientras
el Universo sigue en su libre expansión?
Ese ser llamado hombre que sólo espera




¡Eh niños!
¿saben por qué el arcoíris
siempre aparece en el cielo?
porque es el pañuelo de colores
que el sol iza después de llover
para rendirle su amor a la lluvia

Imagen artística de un hombre Neandertal ¿En lo físico guarda parecido?
 Y cierto fue homopadre y su homohijo gestado en amor con su homomadre
un hecho suficiente para reflexionar lo que hoy somos





















Y érase un niño como en un cuento aun sin final…
soñando entre las ramas del árbol de sus fantasías
desde aquel lejano homoárbol a este hombrebípedo que
 libre en tierra vive jugueteando por donde él quiera vivir
pero ahora cuando él despierta del ensueño la realidad
dura le hiere su alma marcándole huellas en su rostro
su misión de vivir para la que nació en desesperanzas
entre multitudes anónimas que ni siquiera recuerdan
cuando fueron niños jugando en parques verdes

Y en su horizonte asoman hombre mujer joven o viejo
haciéndoles señas envueltos en oleajes de violencias
presagios de largo túnel que al final apenas asoma luz
río niño que corre por el valle formando su cuenca pero
llega al barranco imprevisto despeñándose en torrentes
ovillos de esperanzas pero muchas cayendo al abismo
sólo dejando leves huellas del cuándo otro vivir será

Érase y érase que llega a tiempos modernos gentíos
en jaula de 8000 millones de seres en vida asediada
por hambres enfermedades guerras drogas engaños
y tantas expresiones de violencias abiertas u ocultas
que configuran un Ser lejos de su origen y de su meta
un manantial hecho río pero secándose no llega al mar
y el niño polen esperanza queda como tizón en el fondo
de ese conglomerado hombres-mujeres-jóvenes-viejos
como testigo mudo de un pugilato por la sobrevivencia

¿Y en este cubil de desechos cómo puede vivir
ese niño que la célula en su aventura gestó?
paradoja abismal un hondo tajo en el humano

Y érase ese niño…que llega a hoy todavía érase
mirando al mismo mar en este mismo tiempo aun
de levantes de sol y cierres de tardes sobre el mar
que duerme bajo nacientes crepúsculos llamando
a largas noches donde él suelta sus ilusiones que
como manantiales les han nacidos en sus sueños
izándolos tras la vela del bajel de su viaje infinito
viéndose vivirlos en esa aventura de su gestación
pero alejándose como ondulares sobre el mar azul
de su anhelado vivir que constante se le asoma

El niño y sus sueños en lágrimas vertidas al rocío del mar
Y el niño que nace para vivir ¿realmente ha vivido?
su existencia es como una vida enlarvada dentro del
hombre o mujer o joven o viejo que sus edades son
tiempos donde testimonian la negación de su vida
en unos como historia donde el niño está ausente
como ser amortajado en real sepulcro y en otros
donde aún dentro del mismo sepulcro se mantiene
en vida latente como pupas de chicharras latiendo
y al que el tiempo porvenir le cifra algo de esperanzas
como a aquellos que las madres llevan en sus vientres
y así la vida espera como si ella hubiera sido concebida
sólo para estar aguardando bajo periodos de transición

Pero ese niño tiene que alcanzar su cénit cumbre
hacerse en el tiempo un hijo verdadero auténtico
lo mismo que la mujer y el hombre en sus tiempos
hacerse también madre verdadera padre verdadero
y dentro de estas condiciones que alcanzan el hijo
llega a ser su cordón umbilical gestado en una
relación de amor mutua y única en el mundo
como genética de la unión en progresión
que alcanza su cima para reafirmar la vida
que hará imposible que el hijo y los padres
convivan una historia de constante agresión

Pero muchos llegan a gente grande a ocuparse según
el decir de El principito en asuntos muy importantes
tan importantes que la verdadera vida queda de lado
sustituida por el atesoramiento de riquezas privadas
que por esta obsesión atesorar el niño queda olvidado
¿entre estas cosas importantes qué lugar ocupa el niño?
pero muchos siguen con sus luceros que señalan rutas y
tras la ancestral ruta del maíz bajo la égida de la madre
y como simientes germinando con la vida en sus manos
para crecer hombre sin nunca perder ni olvidar nada
el niño por siempre siendo la esencia permanente

El principito recorriendo el universo
Pero la escisión entre antivida y la vida queda marcada
en hondas huellas maltrechas hechas por calzados rotos
en igual presente autoreciclándose de sus propias ruinas
perpetuándose impidiendo el asomo del tiempo porvenir
pero este obstinado empeño agrietarán sus entrañas
que les hará imposible detener el brote de las auroras
que asoma cada rostro de niño que la madre da a luz
jurándole que nunca será hijo del olvido o ausencia
o vida latente como hoy lo tienen en este tiempo

Auroras que han de acumularse en sueños del mañana
hasta un tiempo encinta que no podrá detener su parto
bajo lunas como esta luna de marzo que llega viajando
desde lejos trayéndome los recados de alguien que ama
avivando el sueño que hace que el niño se autovea entre
nubes que viajan de azules a blancas y a griseslilas para
desencadenarse en lluvias fértiles llevadas por el viento
lloviendo relámpagos como las voces que anuncian vidas
a cada grieta de la tierra haciéndola surco donde ese niño
es el gran sembrador bajo los días que van de sol a luna y
llega el tiempo donde ya no es érase sino vivir por siempre

Primera luna de marzo/Foto Mery Sananes

Y vivir por siempre pasado presente y futuro
porque el niño es la auténtica encarnación del amor
porque crece amando todo lo bello que va hallando y
todo lo bello posible que encuentra lo va amando a él
sintiendo este amor mutuo como único en el mundo
como lo cuenta el “principito” en la fábula que vive
diciendo que siente en su corazón sus vínculos con
su rosa y con su zorro como exclusivos en el mundo
y que también la rosa y el zorro los sienten con él
y por eso es su rosa su zorro y él su niño de ellos
entre multitud de millares de rosas zorros y niños

Y dentro de esta relación mutua única vivir la vida
aplicando el secreto que ya ha anidado en el alma
 “sólo con el corazón se puede ver la verdad
porque lo esencial es invisible a los ojos”
como la brújula mágica que le va descubriendo todo
lo bello que va encontrando en el hacer de la historia

Como sentir este equinoccio de primavera 2017 que
es igual a todos los equinoccios que la Tierra reparte
igual luz a cada uno de nosotros que recibimos del sol
para que todos -el hombre- sea luz para cada hombre y
este hombre concreto sea luz para ese todos -el hombre-y
cuando alcancemos este vivir ¿cómo un hombre que es luz
va ir a asesinar a otro hombre que también es luz? Nunca
porque cada niño ha de ser un equinoccio de primavera
para todos y este todos-viviente-hombre para cada niño
pero ¿cómo llega al hoy tiempo crucifixión del hombre?

El principito con su rosa y su zorro
Y mientras la Tierra gira con su vida en sepulcro
como en procesión entre equinoccios y solsticios
allá en su asteroide El principito vive su vida
con su rosa su zorro sus crepúsculos al instantes
entre lazos mutuos únicos exclusivos del Universo
construyéndose un  amor en constante renovación
la vida que en lo hondo de su Ser el hombre ha soñado
en sus manos en su alma como su autor y protagonista





sábado, 18 de febrero de 2017

Hay un niño en la calle

A los niños…!detengan
esta sociedad asesina!













  
¡Niño! aunque te asesinen
con la bala que rasga tu carne y
con la escasez del alimento de la
medicina de la asistencia médica
con la contaminación del agua potable
o te incuben una enfermedad mortal
o te fragmenten tu libertad o te hacen
nacer nonato o con desnutrición crónica
que a pasos te van cavando tu sepulcro
tú obstinado siempre eres y serás
simiente flor árbol fruto y pájaro
siempre ciclo de la vida


Hoy vi un niño en la calle hecho despojo
ayer en la calle vi un niño rechazado
mañana que será el mismo hoy y ayer
veo al niño en la calle abandonado
con el virus de la tristeza incubado
ocupando oficios que va alternando
vendedor de algunas pocas mercancías
cambiando su infante trabajo por comida o
extendiendo sus manos pidiendo para comer y
 tantas veces en la noche sus ojos soltando lágrimas
porque el hambre le agobia y siente lejos a la madre
y porque aún siendo apenas un niño acumula odios
rencores resentimientos desconfianza de su entorno
¿por qué este tiempo de subsistencia repitiéndose?
en la vida en el niño en la calle en el mismo tiempo

Sin embargo la madre sigue preparando su regazo
porque siempre su amor en flor es apto para gestar
y cómo sueña cuando su niño asoma en el umbral
¿acaso no sabes cómo ha de recibirlo el mundo?
pero solo su amor mira cuando está en sus brazos
creyendo que sus anhelos revertirán la fatalidad
pero ese tiempo sin cesar repitiéndose en la vida
en la madre en el niño en la calle el mismo tiempo
¿cómo detener esta repetición la misma historia?
 
Madre campesina/Vicent Van Gogh
Vi a un niño ambulante en las calles
que todos los días lo tallan niño de la calle
a pie calzando zapatos de goma bien puestos
pero uno roto dejando salir su dedo pulgar y
camisa sin botones que deja ver su flaco pecho
pero lleno de esperanza porque cree hallar sustento
y lo vi vendiendo caramelos ¡señor cómprame!
guindado en el Metro o en los buses retando el azar
como si fuera un navegante entre el gentío apiñado
a veces con una hermanita tomada de sus manos
y qué terrible paradoja que ese niño una esperanza
autogestado por la célula sea hoy un niño de la calle
Éste es el crimen mayor que ejecuta esta sociedad

¡Señor cómprame! ¡cómprame señor!
¡barato vendo! ¡dos caramelos por cien!
¡dulcísimos de leche de ciruela de vainilla!
repite a intervalos tanto veces que ya suena
aquel estribillo de vieja canción de pueblo
parecido a la oración en letanía de la feligresía
frente al Cristo del altar mayor de la iglesia
y ese tiempo el mismo repitiéndose como detenido
en la oración en la iglesia ¡señor ruega por nosotros!

Y veo a ese niño carita pintada por el hambre y
a escondida por vergüenza soltar sus lágrimas
pero de ojos encendidos asomando esperanzas
locuaz voceando la pobreza de su mercancía
viéndolo entre adultos navegar ¿de cuáles padres?
pero seguro sin titubear casi con algo de dignidad
montada en su rostro redondo vivaz que busca vivir



La naturaleza da el trigo para el pan nuestro de cada día ¿por qué cuesta para que sea nuestro? ¿por la paradoja del trigo y la cizaña?








Y el trébol también encierra otra parábola










Y hay un niño en la calle entre tantos que abundan
en una sociedad que se desgañita hablando de libertad
exhibiendo su “amor su bondad y  misericordia” como
si se tratara de mercancías en sus puestos de ventas
niño ambulante mostrando cómo es su real diaria niñez
durante los tantos días de sus cortos años de edad
cantando su mercancía estribillo de vieja canción
pero al mediodía le vemos ofertando trabajo por comida
o simplemente su mano tímida pidiendo algo para comer
anhelado el pan nuestro de cada día ¡señor dádnoslo hoy!
ruego en voz herencia que viene de los tiempos milenarios
de los siglos por los siglos amén

Y en las tardes ya bajo crepúsculos sigue pidiendo para comer
buscando ese pan nuestro de cada día ¡señor por qué tan difícil!
y ¿cuándo la parábola del trigo y la cizaña o la del trébol
anunciarán el tiempo del pan que ha de caer en sus manos?
involuntaria la queja estampada en el ceño de su frente
como acusando a la sociedad por su maldad intrínseca que
parece arrastrársele en la noche asomándole la desesperanza
pero es el momento de su inventario que mide su esfuerzo en
una mano aún su bolsa de caramelos en la otra algunas monedas
estrujándolas contándolas entre sus manitas como alcancía sucia
intentando con ansia saber si es ahorro suficiente para la madre

Y con la misma hambre se va a dormir en la misma acera fría
de la misma plaza que ya es su casa ocasional bajo frías noches
arropado con páginas de periódicos que a la vista del transeúnte
parecieran ofrecerle noticias de la crónica roja de hoy o de ayer
y cansado cae su cuerpecito pensando en la madre que espera
¡ahora duerme! su sueño tenso aspirando un porvenir amanecer

Y ¿quién es el dueño de la libertad?
¿por qué cuesta tanto alcanzarla
Un amanecer que rompa brumas penumbras
dejando pasar algo de la luz dorada auroral
que baña su carita distendiéndole sus arrugas
y sus lágrimas ya secas por la brisa mañanera
en instantáneo se le alumbra con una dulce sonrisa
¡a trabajar! sudar por ese “pan nuestro de cada día”
y otra vez el niño en la calle a veces con su hermanita
tomada de sus manos aumentando su voz de esperanza
“cómprame señor” ¡hoy están más dulces mis caramelos!

¡señor cómprame! ¡cómprame señor!
y en un instante se puede ver en sus grandes ojos
como esos rayos que rompen noches de tempestad
en la inmensidad del océano de sus pupilas asomarse
ese mundo de la escasez untado de temor aceitoso pero
detrás decidido el otro mundo porvenir vislumbrándose
en alegrías sueltas como golosinas de néctar de flores
que ya no va vender porque ya no serán mercancías

Y sucederá que este tiempo no continuará repitiéndose
en un mismo tiempo en la calle en el niño en la madre
y el niño ahora duerme en el regazo de la madre soñando
donde él se ve crecer alegre como vuelos de papagayos
en manos de niños con sus alegrías sueltas en el viento
exhalando la libertad que siempre ha querido alcanzar
y él mismo con su papagayo está entre ellos alcanzándola
anidándola en su pecho y por fin siente vivir la vida libre

Y si alcanzaremos la alegría de vivir