sábado, 22 de junio de 2019

Espejidades


Sombras sobre sombras
que forja este tiempo de 
sombras que nos tapiza...
y un lejano llanto de niño
nos llega despertándonos
…resurrección de la vida!
Espejidades como estrellas
reflejándose en aguas que en
largas noches miran los cielos…
¡y entre albas se fraguan los
amaneceres de la vida porvenir…

La memoria/René Magritte

Y entramos a vivir…
después del equinoccio de primavera
ahora este solsticio de verano que se
ha fraguado desde aquel solsticio
de verano primigenio…
En verdad cómo no vivir!

Y bajo solsticio de verano
aquel caracol  se ve andar…
parsimonioso como pensando
mirándose a si mismo
satisfecho y sabiendo
que él y su mundo
ocupan por entero el
espacio de su concha
…Y él no va solo
le sigue su huella…
¡su propio universo
para su vivir… y lo
clama en su voz
soy caracol…!
¡canto a la vida!


Y radiación de este solsticio
cómo anima el vivir de la flor
a una mayor intensidad…!
abriéndose en pétalos y polen
en ofrenda a sus polinizadores
y en alianza fructifican la vida
sabiendo que su multicolaridad
son gamas abriendo en abanico y
sus estomas exhalando perfumes
testimonian la real belleza que
confirma su real existencia
  
Y satisfecha de sí misma
en alegría clama soy flor!
viviendo en infinito ciclo
… semilla a fruto a árbol
a bosque…y otra vez…
soy flor…canto a la vida!

La flor de la guayaba
Y como bebiendo dosis de solsticios
sobre aquella rama se ve al pájaro
a emprender gozoso su vuelo
en sí mismo la libertad  trajeada
en plumas que revientan en colores
lo mismos que sus cantos para
testimoniar la belleza y la alegría
confirmando su propia existencia
…canto a la vida!

Existencia en identidades…
turpial o arrendajo o colibrí
o azulejo o paraulata
y sobre el mar en bandadas
pelícanos o gaviotas o cisnes...
y sobre el extendido dosel arbóreo
guacamayas o aves del paraíso…
y en una sola voz bien timbrada
satisfecho de si mismo
canta… soy pájar

El pájaro turpial
Y bajo raudales del solsticio de verano
el caracol canta ¡soy caracol!
la flor canta ¡soy flor!
el pájaro canta ¡soy pájaro!
cada uno vive cantando su vida como
el mismo sol se canta en este solsticio
vidas viviendo en sí mismas
plenas en armonías en su escala
manifestando sus propias realidades
Canto canto! …una polifonía
un solo canto…el poema de
la naturaleza cantándoselo a
su propia vida retumbando
en el recinto del Universo…!
Poema en polifonía coral que
testimonia ese inmenso anhelo  milenario
¡la vida debe vivirse sin rupturas a lo largo
del tiempo de su ciclo natural de vida!
y ellos a perfección lo saben…y así viven!
pero… cuándo el hombre?
Y como ellos nunca
anidan violencias
saben que viven
como verdad
como belleza
 como libertad
¡como la vida!
gestando lo bello en la
originalidad de su existencia

Y precisamente ese hombre
dotado del atributo inteligencia en
alianza con la naturaleza habría de
participar en la misión de retejer
el movimiento de la vida para que
siga gestándose en bella diversidad
en identidades  inconfundibles
pero siempre en nexo de amor
Y él  mismo en asombro
rostro surcado de incredulidad!
destruye la armonía el equilibrio
y el bien todo natural  para todos
queda en cruel reparto desigual e
irrumpe la anarquía y la injusticia
para fundar tiempos de sombras


Y ese vivir que nos enseña la vida
del caracol de la flor y del pájaro en
interdependencia con el entorno vivo
cómo  cuesta al hombre anidarlo
en su corazón y alma pero es
posible hallar su rastro como
lo deja la estrella buscando
 anidar en su constelación
Y mientras ellos en poesía y música
testimonian la existencia de la vida
el hombre llena al mundo con su
palabra opuesta a la palabra
su acción opuesta a la acción
persistente destruyendo y
por siglos negando la vida
¡y aún en eso andamos! 
Y él  como el mago pérfido
sacando “cosas” de su sombrero
violenta su atributo inteligencia
forjando oposiciones irreductibles
para ponerse andar en un existir
violento y egoísta ¡yo sólo soy! 
Y en terror ante su propio abismo
el mismo mirándose desgarrarse
observa al amor  mutado en odio
la belleza trasmutada en fealdad
la libertad  mutada en esclavitud
la verdad en un inmenso tapiz de
mentiras engaños manipulaciones
la bondad o humildad o solidaridad
en todo un enjambre de maldades


¡Y sus propios ojos…
en aguas ven a su propia imagen
desfigurada por el asombro: cómo
teniendo la inteligencia humana
hondamente hospedada pudo
llegarse a ser este hombre!

El escritor José Luis Borges
él mismo afirma que vivió la vida en asombro
 Y pese a su propio asombro
él  construye este mundo
que obligados padecemos
apiñados en poblaciones
¡ciudades jaulas! como
si fuéramos conteiner  de
mercancías que el mismo trae
al mercado de las desesperanzas 
Pero en el alto cénit de su cielo
como estrella el atributo inteligencia
dentro del hombre mismo forceja para
ser “Oda a la alegría” de Beethoven o
sinfonía 2 “Resurrección” de Mhaler o
“Noche estrellada” del pintor Van Gohg o
“esa música del país del alma” de JS Bach
o un“happiness” del poeta Walt Whitman
¡su existencia lucha de siglos por la vida! 
Inteligencia…!  huésped
de su hospedaje eterno…
y aunque un tanto maltratada
todavía sigue incólume dentro del
hombre que ríe entre el viento que
ha de traer ese “tiempo que vendrá”
donde habrá de vivir en Odas
entre  pinturas y esculturas
bañado en músicas  y con
el corazón palpitante
pleno en “happiness”! 
Anidamos en las alas de la alegría…
aún en aquella pluma que se refugia
en un rincón de la tristeza
Ediciones jaced------------------













domingo, 9 de junio de 2019

Fantasía equinoccial


In memorium...
a mi hermano sol mayor
José Ángel Ugas Cedeño
a quien le truncaron su vida
ahora vivir más en el infinito

Y aquel niño…
jugando a contar estrellas
alineándolas en sus anhelos
ahora ya hombre todavía juega
pero con noches estrelladas que
vagan en las noches de su alma…
y un salmo en melancolía canta
¿por qué el mismo sueño
con los mismos anhelos?

Equinoccio sobre el mar...y sus vientos partiendo a polinizar...
Y bajo un equinoccio de otoño
en una de sus tardes tendida como
dormida entre sus ondas de cobres
oigo lejos aquel vibrante violín y
desde mis cuerdas también respondo
¡si te oigo…hermano te estoy oyendo…!
y se da la comunión entre ayeres anhelos
y anhelos hoy  que no cesan de gestarse
como nubes que ponen a cantar el alma
canta! canta! aquella canción de infancia
del niño todavía incubado en el hombre

Y el hombre…
yo tú él ellos  o
nosotros  y vosotros
arropados en la noche equinoccional
sus ojos como velero de vela enhiesta
hienden su azul añil donde se ponen a jugar
con estrellas de la Constelación Orión y las de
las Osas vecinas  a tantas otras  en la lejanía y
juntos hacen una sola luminosidad fluyendo
las esperanzas que esperan hacerse realidad
¡en los sueños ya no acontecerán pesadillas!

Y tanto  mirar ese cielo de noches de
las primeras del equinoccio de otoño
en conversación mutua con las estrellas
y una que otra vez el silente hablar de
la luna creciendo o decreciendo tanto
que ahora arriba la pasión de Van Gogh
y juntos pintan noches estrelladas…

Noche estrellada/Vincent Van Gogh
Ahora el hombre sabe cómo por qué se hace
astrónomo de sus cielos y preguntando tras
preguntas sin respuestas él llega muy hondo
a sentir su origen cósmico …y urgente
la necesidad de reconstruir la vida

Y afortunadamente ya tiene
un gran trozo de trayecto recorrido
¡trayecto que ha concientizado muy adentro
tanto que parece vivirlo entre sus párpados!
desde aquel mono a homo hábilis a hombre…
tanto que en cada tramo ha creído alcanzar la vida
pero ¿cuántos equinoccios de otoños ha vivido?
tantos como hojas otoñales en el camino de la vida
¡sin embargo aún estamos donde estamos!

Y acontece en el antepenúltimo tramo el hombre
se entrega con ardor a romper el ciclo de la vida y
llega convertirse en el amo de otros hombres
expoliándolos negándoles su derecho a la vida
¡el amor de sus manos de su corazón
en pavor se ahuyenta!

Y así se hace pedazos pero aún cuando lo está
desde un hálito latente de uno de esos pedazos
cree juntar sus trozos en una nueva anatomía
con una nueva fisiología: nuevo nido para que
llegue anidar su espíritu resurrecto…

Espíritu  del que no cesarán de brotar
las interminables preguntas sin respuestas
como esas estrellas entre las constelaciones
y en última instancia el hombre no es más
que un entramado de preguntas y respuestas
revolucionando en su lugar cósmico  donde
todavía construye su puesto cósmico
pero en una revolución sin violencias
¡el sueño tantas veces soñado…!

La voie royale (la via real)/René Magritte
 Y despertar de ese sueño como
despiertan tantos equinoccios
…y otra vez aquí estamos!
yo tú él ellos  o
nosotros vosotros
abrazándonos el mismo cielo
quien en su voz azul ordena
¡todos eleven ancla… proa
a la gran aventura… para
llegar a ser el Ser!

El hombre!  y sus horizontes en sus ojos
y su espíritu como nubes extendiéndose
pero cuidándose de nunca volver a errar
pregunta en él mismo…y  quién eres tú?
soy yo…¿no me conoces?
soy…! el mismísimo amor
paciente como la bondad
pero invisible  e indeleble
inefable imborrable e insoluble
¡pura esencia! para poder llegar
hasta donde nadie ha llegado

Y con ese amor  en su corazón
bañado por tantos otoños
irradiándolo por toda su piel
dibuja la geometría azul  de
la vida que aspira alcanzar
y como en los equinoccios
el cénit  de la vida viviéndola
en igual tiempo de duración
en días y en noches

Y el amor decidido!
toma de las manos
al hombre y a su espíritu
indisolublemente los une y se
lanzan a la hermosa aventura…
¡de azul en azul sin abrir los ojos
hasta llegar a vivir la vida!

Y acontece en día o en noche
tejida en ondas azules la
eclosión de un cantollanto! que parte
del llantoalegría  del niño al nacer… y
la alegría  en la envoltura de su inocencia
se suelta libre andar! andar!  por siempre
al ritmo de la sinfonía siempre inconclusa
yendo de hitos en hitos a su meta  anhelada

Y allá en esa meta  del camino de la vida
el human  espera con sus brazos abiertos
y al fin se da!  el niño dentro del hombre 
uno solo  en la existencia por siempre
¡la vida realizada en el vivir realizado!
como el azul  dentro del azul

Firebird/Marc Chagall
 Y como lienzos del pintor Chagall
azules descienden de los cielos
cayendo al mar para pintarnos
un radiante surrealismo azul
envolviéndonos como el sueño
vivir la vida!  que  descendiendo
se hace realidad  igual a ese Sol
sobre el ecuador terrestre
gestando equinoccios…
…y mis ojos mirando su cielo
otra vez vuelven a despertar!


Y hemos anidado en las alas de la alegría…
aún en aquella pluma que la violencia obligó
buscar refugio en un rincón de la tristeza
Ediciones jaced----------------------























domingo, 12 de mayo de 2019

Canto rodado...


Inesperadamente
bajo un sol de mediodía
encuentro a un canto rodado
exhalando levísimas luces lilas
¿hasta cuándo ser naufragante?
¡canto tallándose…rodando
desde sus antiguas aguas!
Y desde ese hábitat ¿cómo
vino a encontrarse conmigo?
Rodando…naufragando…
andar de caracol solitario…y
nítida brota la imagen de la
“vida” de este cruel tiempo…
y le ocurre a este canto o a
esta rosa o a este hombre


Llamamos Vivir…
Poema que desde el nacer
vamos cantando por dentro
tropezándonos en el camino
hasta llegar a componerlo en sinfonía
cantándose en cuatro movimientos
que nos cuentan sucesos de alegrías
y también de tristezas pero siempre
los anhelos cómo queremos ser
Sinfonía inconclusa porque
debe seguir componiéndose en
sucesivos cuatros movimientos
siguiendo a otros hasta infinito
porque buscamos encontrar el
cénit  de la vida…y allí vivir!
¡hermosísima tarea que
todavía no alcanzamos!
Desde su interior
tamiz filtrando gamas
rojo azul amarillo naranja violeta verde
igual en las cuerdas de un violín del alma
que van dando sus notas de melancolías
desde las mañanas hasta las tardes
y llegada las noches sobre el mar
techado de una noche de estrellas
alcanza un preludio de tristezas que
elevándose buscan alcanzar las alegrías
amanecer!  irradiando auroras esparcidas
en los cantos como sonatas de los pájaros
Porque la vida es como
un rayo de luz atravesando una breve lluvia
descomponiéndose en arcoíris de emociones
que ha vivido esperando cada estación para
acompañarla a renovar el tejido de la vida
Pero ¡por qué no llegamos
cuándo alcanzar la cumbre
que nos aproxime a un Ser
que viva como viven
las cuatro estaciones!
 
El invierno la primavera el verano el otoño: cuatro estaciones compartiendo
una sola vida...hermoso sueño que la naturaleza hace realidad ¿y el hombre?
Y parecido al sol
incesante girando
de levante  hasta ocaso
encendiendo cada rincón
parecido a manos estremecidas
tocando el teclado de un piano
hasta encender horizontes que
se ponen en nuestras pupilas y
¡hombre alcance el suyo!
y allí cántese celébrese
yo soy el hombre!
Y ese hombre
como la misma vida con
su alma espectrándose
¡volcán erupcionándo vivir!
encendido alcanzar a su cénit
¡en su alma la sinfonía cantando
por la piel las cuatro estaciones:
adagio dulce de invierno
vivace animoso de primavera
allegretto  alegría de verano
adagio melancolía de otoño!
 Y a piel oyéndola tocar
tan adentro que sentimos sus
notas abrazarnos por siempre
hombre igual a naturaleza
naturaleza igual al hombre
¡la ecuación como el poema
existir vivir… vivir existir!
que el hombre debe resolver
en cada Xs e Ys del camino y
poner andar…siempre andar
 a los motores de la vida!


Pero hombre…!
¿por qué solo anhelos para
gritar que si podemos vivir?
¡por qué ser flor hermosa viva
y luego arribar a flor marchita!
Nosotros… vosotros!
ser  como el arcoíris de
la luz dentro del agua
cada gama con su tono
tocando esa sinfonía
¿acaso no hemos
nacidos para eso?


Canto rodado…!  ser tu mismo
volviendo a tus fuentes fluviales
rosa marchita…! ser tu misma
volviendo a tu tallo en la primavera
hombre…! ser tu mismo
volviendo a tu fuente cósmica pero no
a esas estrellas reflejadas en las aguas
sino a aquellas que están en el cosmos
Y bajo cada noche cuajada de estrellas
con tus pupilas encendidas en arcoíris
¡ponte a contarlas a renombrarlas y
advendrá una nostalgia sublime que
te hará volver a anidarte en tu cuna!
y desde allí rehacer tu historia hasta
construir la vida que necesario  vivir


Y hemos anidado en las alas de la alegría…
aún en aquella pluma que la violencia obliga
buscar refugio en un rincón de la tristeza
Ediciones jaced-----------------------